Acrofobia


Es normal encontrarnos con personas que sientan una ligera incomodidad al estar en lugares altos. Esta experiencia no solo la viven los seres humanos. Otros mamíferos también muestran esta incomodidad al llegar a una altura determinada. Ciertas teorías que intentan explicar este fenómeno indican que al igual que las demás fobias, este miedo se vuelve incontrolable luego de sufrir un evento traumático durante la infancia. Debido a que otros animales han reflejado que presentan algunas señales de miedo a las alturas, ciertos investigadores han propuesto que el miedo puede estar conectado con nuestro sentido interno de las ondas de equilibrio. Esta teoría sugiere que las personas pudiesen ser capaces de cerrar de superar el miedo con solo cerrar los ojos y confiar en la estabilización natural del cuerpo (oído interno). Sin embargo, esto puede llegar a no ser suficiente ya que este tipo de miedo puede estar ligado a un trauma mental.

¿Qué es la acrofobia?

La acrofobia se encuentra entre las fobias más comunes. Esta es el miedo extremo a las alturas. Sin embargo, esta fobia no debe ser confundida con la agorafobia, que es el miedo al aire libre o espacios abiertos. Esta última fobia hace que las personas no puedan salir de sus casas. Ambas son enfermedades graves. No obstante, la acrofobia es mucho más común y trae consigo ciertos rasgos innatos (como consecuencia, ciertas personas pueden llegar a sentir mucho más miedo). Es importante saber que la acrofobia y el vértigo son diferentes. La sensación de movimiento de objetos a nuestro alrededor o se distorsionan, generando mareo, náuseas, entre otros síntomas. Engañosamente puede el vértigo parecerse a la acrofobia, pero estas no pueden coexistir.

Acrofobia síntomas

Quien padece acrofobia nunca experimentará vértigo. En su lugar, solo siente una sensación de pánico a las alturas. Esto causará una reacción instintiva y buscarán de que sujetarse, llegando a perder el sentido del equilibrio. Entre las reacciones más comunes de la acrofobia están el descender al centro de gravedad del cuerpo (colocarse de cuclillas, de rodillas, agacharse o arrastrarse por el suelo). Los síntomas de la acrofobia son similares a otras fobias. Quien padece acrofobia comenzará a sentir:
  • Temblor
  • Sudor
  • Latidos fuertes e irregulares
  • Llantos o gritos
  • Parálisis por miedo
En casos específicos, la persona puede llegar a sentirse desorientado, haciéndosele difícil coordinar los pensamientos de forma correcta. Quien padece acrofobia probablemente sienta temor de tener que pasar tiempo en lugares altos. Por ejemplo, si toca realizar una reparación en un lugar alto de la casa, quien padece acrofobia no será capaz de repararla por miedo a usar la escalera de mano. Otro ejemplo sería sentir preocupación porque se hospedará en uno de los pisos altos de un hotel. Ciertas personas con acrofobia se sienten afectados solamente en lugares demasiado elevados, como un acantilada frente a un precipicio o un edificio de altura considerable. Para quienes padecen una acrofobia aguda, el simple hecho de subir una escalera es motivo de angustia, y en ocasiones, pánico. El miedo a estas actividades puede llegar a disminuir de forma drástica las actividades diarias, sobre todo cuando la acrofobia es realmente aguda. De igual forma que las personas agorafóbicas, quien padece acrofobia puede llegar al punto de no querer salir de su casa por miedo a enfrentarse con alturas que le generen pánico.

Acrofobia causas

  • Sesgos cognitivos. Quienes tienden a pensar mucho en un peligro potencial, desarrollan una sensación de miedo, y cuanto más le den vueltas a esta posible situación, generarán mucho más miedo, aun cuando no se encuentre frente a la situación de altura.
  • Experiencias anteriores. Haber vivido un mal momento en un sitio alto puede generar este temor pasado en una situación en el que la persona crea que esta situación puede ocurrir nuevamente. Lo que hace es magnificar la probabilidad de que ocurra nuevamente y con ello, sus posibles consecuencias.
  • Cuadros de vértigo. Una definición psicológica señala que el vértigo “se produce por una disfunción en el sistema del equilibrio, el cual se encuentra en el oído, o por un problema de cervicales, que genera sensación de mareos o de desmayos. Cuando una persona padece un problema de vértigo, por razones físicas o adquiridas, generan el temor a las alturas”. Quienes sufren de vértigo pueden sentir este temor en cualquier sitio donde crean que pueden caerse.

Acrofobia cura y posibles tratamientos

Cuando se padece una fobia específica, la terapia cognitivo-conductual es la ideal para el tratamiento. Las técnicas conductuales exponen al paciente a la situación temida, bien sea de forma gradual (desensibilización sistemática) o súbita. Estas hacen que el paciente aprenda a controlar el pánico y retomar el control de las emociones La solución más común en este tratamiento era la exposición real a las alturas. Las nuevas tecnologías han logrado brindar esta experiencia por medio de la realidad virtual, y desde el año 2001 ha demostrado una gran eficacia. Un punto importante en las terapias de realidad virtual es el ahorro de tiempo y dinero que genera el tratamiento, pues suprime la necesidad de un acompañamiento terapéutico. Para la mayoría de los casos este método no está disponible, pero vale la pena buscar este tipo de tratamientos. En algunos casos, recurrir a medicamentos como tranquilizantes o antidepresivos pueden resultar más útiles durante las primeras etapas del tratamiento. Justo cuando el paciente tiene la capacidad de controlar o suavizar sus instintos primarios, la medicación pasa a un segundo plano, pudiendo ser descartada. Como se ha mencionado, la acrofobia guarda cierta similitud con el vértigo, un trastorno médico con una extensa lista de posibles causas. Por esta razón, en caso de experimentar los síntomas de la acrofobia, lo mejor es acudir a la ayuda de un profesional lo más rápido posible.

¿Quién soy?

Soy Ángela Martínez, tengo 32 años y vivo en Madrid. Hace varios años terminé el Grado en Psicología. Al terminar el grado, me interesé mucho en el estudio de fobias, especialmente la fobia a los agujeros conocida como tripofobia. Actualmente ofrezco tratamientos psicólogos para la cura de todo tipo de fobias (tripofobia, aracnofobia, etc). El 99% de mis clientes han logrado superar sus fobias con los tratamientos de los que dispongo actualmente.

¿Sabías que...?

El 75% de la población sufre algún tipo de fobia. Normalmente en las mujeres suele ser más frecuente la existencia de fobias que en los hombres.