Agorafobia: Síntomas, Causas y Cura


A continuación te explicamos detalladamente qué es la agorafobia, sus síntomas y posibles curas.

La palabra agorafobia proviene del griego ágora, que significa plaza pública, mercado, y phóbos que significa fobia. La etimología de esta palabra se remonta a la Antigua Grecia, en donde a la plaza pública donde se realizaban asambleas y encuentros de carácter social se le denominaba Ágora, por tanto, lo que es agorafobia se remite a un miedo irracional a los espacios abiertos, tales como plazas y avenidas anchas.

¿Qué es agorafobia?

La agorafobia es un trastorno de ansiedad definido por el miedo y constante evitación a estar en lugares espaciosos o abiertos en los que se pueda reunir mucha gente y de los que resulte complicado y hasta embarazoso escapar, además de todos aquellos lugares en los que sea difícil disponer de ayuda en caso de ataques de pánico. A raíz de ello, la persona agorafóbica evita las situaciones mencionadas, y en caso de verse inevitablemente en ellas, las soporta con muy poca serenidad, con claros signos de malestar y una urgente necesidad de estar acompañado. Los malestares ligados a esta fobia suelen presentarse en lugares públicos, como los centros comerciales, el cine, eventos multitudinarios al aire libre como conciertos musicales, e incluso la cola para pagar en el supermercado. También pueden darse en medios de transporte como el metro, los automóviles y los aviones. Por último, aquellos lugares específicos en los que previamente haya sufrido una crisis de pánico, los cuales evitará a toda costa. Las manifestaciones de este trastorno se extienden a otros aspectos, ya que esta constante evitación de determinados espacios trae repercusiones sobre la vida de la persona que lo padece; ya una de las causas de la agoraboia es que limita de manera considerable su movilidad y normal desenvolvimiento en la vida cotidiana, creando a su vez dependencia de otros individuos para poder desplazarse.

Agorafobia síntomas

Muchas de las personas que padecen agorafobia no son conscientes de que los síntomas que exhiben, tanto física como psíquicamente, están estrechamente relacionados por dos puentes que son el miedo irracional y la sensación de desprotección. Durante un ataque de pánico causado por este trastorno, la persona presentará una gran cantidad de síntomas fisiológicos de forma súbita, cuya intensidad irá aumentando progresivamente, y que a su vez desencadenarán el desborde de su estabilidad emocional como respuesta al contacto con el estímulo causante. Durante un ataque de pánico causado por el trastorno, existen síntomas agorafobia fisiológicos relacionados a la respiración, cabeza y estómago son los que suelen aquejar al individuo:
  • Sensaciones extrañas en la cabeza.
  • Dolor u opresión en pecho.
  • Astenia: fatiga o cansancio.
  • Calambres, entumecimiento, tensión, piernas débiles, pérdida de sensibilidad.
  • Ráfagas de calor o frío.
  • Visión borrosa o sensación de ver luces.
  • Hormigueo en las manos y pies.
  • Sudoración intensa y sofoco.
  • Sensación de ahogo o falta de aire, hiperventilación.
  • Mareo y vértigo.
  • Sensación de irrealidad.
  • Náuseas, dificultad para tragar y malestar abdominal.
  • Sensación estar orinando o evacuando.
Acto seguido, aparecen pensamientos negativos o catastróficos, los cuales intensificarán los síntomas físicos, acabando con la estabilidad emocional del individuo. Cada persona reacciona de forma diferente en respuesta a cada uno de los síntomas expuestos, sin embargo, lo que sigue a la manifestación de los mismos es la necesidad de buscar ayuda inmediata en la manera que sea posible para salir de la situación que los ha causado, y de esta forma controlar las emociones desembocadas. Esto en búsqueda de recobrar la sensación de seguridad y protección.

Agorafobia tratamiento

El tratamiento para la agorafobia puede realizar a través de tres fases: terapia cognitivo-conductual, exposiciones interoceptivas (in vitro) y exposiciones reales (in vivo). Esta terapia se caracteriza por ser muy directa, dado que consiste en un enfrentamiento cara a cara con el problema. Se hace un estudio completo y profundo con el fin de dar en el origen del trastorno y atacarlo. A continuación se exponen dos terapias para el tratamiento de la agorafobia:
  • Terapia cognitivo-conductual:
Al principio se educa al paciente sobre el trastorno que padece, brindándole además todo tipo de información referente al mismo y sobre su tratamiento. De esta forma, el individuo podrá entender cómo surgió su problema, cuáles son los síntomas, cuáles son las causas, cuál es el tratamiento, para qué sirve, cómo está conformado, y cómo funciona. Esto comprende las técnicas cognitivas. Se implementan técnicas de relajación y de respiración, ya que el debido manejo de la misma contribuirá en el control de los síntomas relacionados con la respiración, como la taquicardia, fatiga y sofoco. De igual forma, el entrenamiento en aserción que facilitará la expresión adecuada y la aceptación de las emociones. Se hace énfasis también en el desarrollo de habilidades y recursos para el afrontamiento de las fuentes de estrés que suelen alimentar la ansiedad flotante, que ejerce peso en el desarrollo de los síntomas relacionados a la ansiedad por el trastorno, un tratamiento agorafobia denominado como exposición interoceptiva. En este se expondrá al paciente a las sensaciones temidas para habituarlo, y educarlo con relación al control del miedo a que estas ocurran. Por último, retroalimentación con el terapeuta y el reforzamiento social, en las cuales puede ser muy útil la ayuda del acompañante y material de autoayuda como complemento.
  • Exposición en vivo:
La exposición en vivo consiste en exponer al paciente en la vida real, de un modo sistemático y progresivo a esas situaciones que teme y evita. Las exposiciones pueden ser de tres tipos: prolongadas, con la presencia continua del terapeuta; autocontrolada, en la que luego de 5 sesiones con el especialista, el paciente afronta las situaciones solo, y por último, la práctica programada, que consiste en exposición prolongada y graduada con asistencia de un familiar o amigo que actuaría en base a las pautas del terapeuta.

Agorafobia causas

Como ya se dijo, la agorafobia es el miedo a estar fuera de casa o en lugares públicos, como resultado de alguna situación previa en sitios tales, que haya marcado negativamente la vida de la persona. Este miedo surge como una medida anticipativa a raíz de haber experimentado con anterioridad ataques de pánico o situaciones con altos niveles de ansiedad. Debe tomarse en cuenta que solo factores específicos en determinados contextos o situaciones serán los causantes de los ataques de agorafobia. Causas comunes de estos se explican a continuación:
  • Ataque de pánico en una situación agorafóbica: La persona es afectada por el estímulo, que en este caso sería el lugar espacioso, en el cual tuvo un ataque de agorafóbico con anterioridad, y debido a encontrarse en una situación similar, sugestiona su mente pensando que seguro tendrá otro episodio, y termina teniéndolo.
  • Ataque de pánico previsible en una situación segura: El ataque se origina debido a que el individuo se encuentra inmerso en emociones, como alegría, tristeza, preocupación o enfado, lo cual, aun sin estar en una situación propicia, aumenta el miedo debido a la incapacidad para controlar emociones y tiene el ataque.
  • Ataque de pánico imprevisible en una situación segura: La persona se encuentra en una situación o lugar seguro, pero el estímulo que detona el ataque es interno.
  • Ataque de pánico por anticipación: Donde la persona asegura sufrirá un ataque de pánico si es expuesta al estímulo correspondiente, pero termina teniéndolo aún sin haber tenido contacto con el mismo.

¿Quién soy?

Soy Ángela Martínez, tengo 32 años y vivo en Madrid. Hace varios años terminé el Grado en Psicología. Al terminar el grado, me interesé mucho en el estudio de fobias, especialmente la tripofobia. Actualmente ofrezco tratamientos psicólogos para la cura de todo tipo de fobias (tripofobia, aracnofobia, etc). El 99% de mis clientes han logrado superar sus fobias con los tratamientos de los que dispongo actualmente.

¿Sabías que...?

El 75% de la población sufre algún tipo de fobia. Normalmente en las mujeres suele ser más frecuente la existencia de fobias que en los hombres.