Nomofobia


El desarrollo de nuevas tecnologías, las redes sociales y la importancia que ha adquirido el internet hasta el punto de estar presente en casi todos los teléfonos inteligentes, ha logrado que las personas pasen muchas horas diarias frente a los conocidos teléfonos inteligentes. Como consecuencia, al quedar sin comunicación, sin el dispositivo a la mano, muchos comienzan a sentirse perdidos con el entorno real que los rodea. Es allí donde se presenta la nomofobia. Justo ahora, la nomofobia no se considera una patología o un trastorno del comportamiento, sin embargo, esta es la consecuencia por el uso excesivo del teléfono celular. La nomofobia genera una dependencia total, el cual al final termina causando un problema de autoestima y de relación. De hecho, uno de los factores que más genera la nomofobia es la inseguridad personal.  

Nomofobia significado: ¿qué es la homofobia?

La nomofobia se define como el miedo irracional a estar sin el teléfono móvil. Este término es una abreviación de la expresión inglesa “no-mobile-phone phobia”, el cual fue tomado durante una investigación realizada por la oficina de correos británica para calcular la ansiedad que padecen los usuarios de teléfonos móviles. De acuerdo con la investigación, esta fobia se presenta más en los hombres que mujeres (58% contra 48%, respectivamente). Cualitativamente, la investigación dio la posibilidad de conocer que para muchas personas la ansiedad que experimentaban al estar sin sus teléfonos era igual a la que siente al visitar al dentista o la del día antes de la boda. La mayor parte de la muestra señaló que su miedo surgía por no poder comunicarse de forma oportuna con familiares o amigos, sintiéndose aislados por completo. Solo un 10% señaló que temían perder conexión y comunicación con su trabajo o responsabilidades.  

Nomofobia síntomas

A pesar de que la tecnología se ha vuelto útil en la vida diaria porque esta permite una conexión casi inmediata con cualquiera en casi cualquier lugar del mundo, la incomunicación puede generar una sensación de ansiedad la cual incentiva el deseo intenso de volver a estar conectado. Cuando alguien es desconectado de su móvil comienzan a aparecer síntomas ansiosos y obsesivos los cuales han sido reconocidos por los psicólogos. Los síntomas más comunes de la nomofobia son la ansiedad, alteraciones respiratorias, transpiración, temblor, agitación, taquicardia y desorientación. Del lado emocional, los síntomas de la nomofobia son ataques de pánico, depresión, baja autoestima, dependencia, entre otros. Quienes experimentan ataques de pánico pueden sentir que en caso de que ocurra algo negativo no existirá el auxilio inmediato que proporciona el teléfono móvil. Generalmente estos síntomas se presentan en lugares donde el uso de teléfonos móviles está prohibido, como aeropuertos, bancos, hospitales o el trabajo. Otras personas con nomofobia pudieran llegar a experimentar una extrema ansiedad y, aunque no presenten ataques de pánico, pudiesen buscar violentar las normas del lugar.

Otros síntomas de la nomofobia

Algunos otros síntomas que puede presentar una persona con nomofobia son:
  • Pensamientos obsesivos
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de estómago
  • Palpitaciones
  • Sensación de ahogo
  • Angustia
  • Desesperación
  • Alteración del sueño
  • Revisar el teléfono innumerables veces
  • Malas relaciones interpersonales
  • Falta de atención a lo que ocurre a su alrededor
El individuo no puede comprender que padece nomofobia, ya que el celular ha pasado a ser una herramienta de comunicación directa con sus más allegados, el trabajo y el día a día. Aunado a esto, la adicción a las redes sociales y a los dispositivos electrónicos está afectando a muchos y es necesario tomar las medidas pertinentes para evitarlo. La nomofobia suele ser más común en adolescentes ya que estos tienen una mayor necesidad de ser aceptados en un entorno social. No obstante, esta fobia tiene mayor presencia en el sexo femenino, pues la estructura cerebral de las mujeres permite una mayor facilidad para comunicar y una mayor necesidad afectiva en comparación con el sexo masculino.  

Nomofobia causas

Es necesario saber que las causas de la nomofobia son plenamente culturales. Esta es una fobia que se genera en lugares donde la tecnología móvil ha evolucionado a tal punto que es necesario mantener el teléfono encendido todo el tiempo para tener acceso continuo a la información y entretenimiento. La nomofobia requiere de una comunidad para interactuar. No obstante, es posible que ciertas experiencias traumáticas en la vida de la persona puedan activar esta fobia. De acuerdo con una investigación realizada por la agencia SecurEnvoy, los adolescentes tienen una mayor probabilidad de sufrir nomofobia, seguidamente están el grupo de personas de 25 a 34 años y luego las personas mayores de 55 años. Según este estudio, se toman como causas la baja autoestima, autoeficacia y autoconcepto, muy alta o muy baja extroversión e impulsividad.  

Nomofobia cura: posibles tratamientos

Dado lo reciente de esta fobia, se maneja poca información acertada para saber con exactitud cuál es el tratamiento ideal para la nomofobia. Como en otros tipos de fobias, la combinación de un tratamiento farmacológico con psicoterapia cognitivo conductual puede ser la mejor alternativa. No obstante, existen otras opciones. En algunos países ya se están realizando programas de desintoxicación digital, y son análogos a los centros de desintoxicación por abuso de sustancias. En estos centros se limita de forma total o parcial el uso de dispositivos electrónicos como teléfonos inteligentes u ordenadores. Al mismo tiempo, se llevan a cabo actividades que promuevan la relajación y el autocontrol. Otras empresas brindan actividades extramuros para sus empleados, enfocadas en la desintoxicación digital, para estimular al personal a una disminución de la ansiedad que genera el estar conectado de forma continua a la tecnología. Esto se ha hecho más común en aquellas empresas o cargos donde es necesario un uso constante de la tecnología. De igual forma, existe la posibilidad de realizar una desintoxicación digital por cuenta propia. La diferencia está en que esta vía exige una mayor fuerza de voluntad para lograr la meta. Llevar a cabo esta rutina de desintoxicación de forma regular puede impedir que aparezca la  nomofobia. Mientras se determina si la nomofobia es un tipo de fobia, de ansiedad o de adicción, seguirán existiendo muchas áreas no tan claras en referencia al tratamiento ideal.

¿Quién soy?

Soy Ángela Martínez, tengo 32 años y vivo en Madrid. Hace varios años terminé el Grado en Psicología. Al terminar el grado, me interesé mucho en el estudio de fobias, especialmente la fobia a los agujeros conocida como tripofobia. Actualmente ofrezco tratamientos psicólogos para la cura de todo tipo de fobias (tripofobia, aracnofobia, etc). El 99% de mis clientes han logrado superar sus fobias con los tratamientos de los que dispongo actualmente.

¿Sabías que...?

El 75% de la población sufre algún tipo de fobia. Normalmente en las mujeres suele ser más frecuente la existencia de fobias que en los hombres.